La felicidad del médico de atención primaria

El nivel de felicidad del médico de atención primaria impacta en el modelo de relación que espera de los laboratorios

 Desde Amber Business & Customer Solutions,  con nuestra  labor en estudios de mercado en el ámbito farmacéutico estamos permanentemente en contacto con médicos de múltiples especialidades:

  • detectando diferentes perfiles,
  • actitudes,
  • motivaciones, y
  • vivencias

… dentro de una misma especialidad, patología, entorno laboral.

En concordancia a nuestra filosofía y talante como empresa, realizamos estudios desde nuestra iniciativa para conseguir ahondar e ir más allá de los objetivos que se plantean habitualmente en los estudios de mercado.

En base a ello, hemos llevado a cabo un estudio de mercado que partía de la siguiente hipótesis:

  • El nivel de felicidad del médico de atención primaria IMPACTA en el modelo de relación que espera de los laboratorios

Para confirmar la hipótesis de partida se llevó a cabo un estudio de mercado en dos fases consecutivas:

  • Una primera fase CUANTITATIVA, con 308 entrevistas on-line de 15 minutos de duración, y cubriendo todo el ámbito nacional.
  • Una segunda fase CUALITATIVA con 4 RG de 3 horas, dos de ellas con médicos felices (más de 27 en la escala de Ed Diener*) y las otras dos con médicos infelices (menos de 20 en la escala Ed Diener*)

(*) Escala de Bienestar Subjetivo de Ed Diener

Happy doctor using tablet computer at the hospital

¿CÓMO ES EL MÉDICO DE AP INFELIZ?

Se trata de un médico que cuenta con más necesidades a nivel personal (la base de la pirámide) lo que lleva a que parta de una emocionalidad negativa de base que impacta en el resto de dimensiones.

A nivel profesional  se siente frustrado, imitado e incluso no respetado desde el propio sistema, su empresa y el paciente. Ello se debe a que parte de un ideal simbólico del significado de ser médico que no se corresponde con lo que vive y siente en su día a día.

Ideal simbólico   Realidad
‘Ser médico’: una profesión de prestigio, símbolo de sabiduría, altamente preparado, respetado y casi ‘adorado’.   ‘La profesión de médico’: una profesión más, carente de simbolismos de distinción, y  cada vez más desprestigiada a nivel social.
Un ‘Dios’-‘Gurú’ sabio en el que se creía, al que no se le cuestionaba ni se le exigía   Un ‘profesional de los servicios’ al que se le exige, se le presiona, cuestiona y demanda
Un profesional ‘libre’ que decidía los tratamientos en base a sus propios criterios   Un profesional sujeto a las decisiones ‘arbitrarias’ del sistema de salud

 

En conclusión,  un médico que necesita altas dosis de humanidad en un entorno que siente deshumanizado.

La insatisfacción a nivel personal y profesional, le llevan a que tenga una valoración negativa de la Industria Farmacéutica como concepto, y aunque las criticas muchas veces se construyen desde la dimensión racional (se acercan a mi en busca de su beneficio económico) éstas tienen un trasfondo claramente emocional (se siente utilizado, presionado…) llevando a que establezca una barrera en la relación con la mayoría de laboratorios.

No obstante, unos pocos laboratorios han conseguido traspasar la barrera y establecer un vínculo emocional que se traduce en una alta fidelidad. Se trata de laboratorios cargados de connotaciones positivas en todas sus dimensiones: institucional, relacional, cartera de productos y trayectoria.

Y ¿CÓMO ES EL MÉDICO DE AP FELIZ?

Se trata de un médico que tiene bien cubierta su esfera personal (la base de la pirámide), y ello impacta de forma positiva en la vivencia y percepción de su éxito profesional, no espera que el entorno laboral le satisfaga necesidades a nivel personal, con lo que su nivel de exigencia y critica hacia la Administración, la Industria farmacéutica, los pacientes….es inferior al que se  detectada en el médico infeliz.

  • Se siente valorado y respetado desde el paciente.
  • Considera que la Industria le apoya, le forma, y se preocupa por sus necesidades.
  • Define su entorno laboral como positivo, cargado de compañerismo y empatía, en el que los superiores tienen un rol cercano y comprensivo.

Posee una visión más realista de la medicina, y una actitud más conformista, siendo su máxima aspiración el mantener su bienestar actual.

En base a todo ello, es un médico que aparentemente se muestra accesible y receptivo ante la Industria como concepto, pero con el que difícilmente se establece un vínculo emocional estable y duradero en el tiempo que se traduzca en fidelidad y compromiso

No Comments

Post A Comment